Contexto

En el dinámico mundo de la compraventa de inmuebles, los acuerdos y contratos entre propietarios e inmobiliarias juegan un papel fundamental. En un caso reciente, un propietario firmó un contrato de mediación con una inmobiliaria para la venta de su vivienda. Posteriormente, decidió cancelar el contrato. Sin embargo, meses después, la misma inmobiliaria solicitó permiso para mostrar la vivienda a un posible comprador, y el propietario accedió.

Desenlace

Este comprador acabó adquiriendo la vivienda, lo que llevó a la inmobiliaria a reclamar sus honorarios. El caso fue llevado a juicio, y el tribunal dictaminó a favor de la inmobiliaria, permitiéndole cobrar sus honorarios por la venta [AP Tarragona 29-02-2024].

Argumentos del Propietario

Finalización del Contrato

El propietario argumentó que no debía pagar a la inmobiliaria, ya que la visita del cliente se realizó después de la finalización del contrato de mediación. Según su interpretación, el contrato ya no estaba vigente y, por lo tanto, no era responsable de ningún honorario.

Conocimiento del Comprador

Además, el propietario intentó justificar que la venta no se realizó gracias a la agencia, alegando que él ya conocía al comprador y que la intervención de la inmobiliaria no fue determinante en la transacción.

Decisión Judicial

Rehabilitación del Contrato

El tribunal consideró que, aunque el contrato inicial había finalizado, este se «rehabilitó» cuando el propietario permitió que la agencia mostrara el piso a un interesado. Al aceptar esta visita, el propietario implícitamente reactivó los términos del contrato de mediación.

Intermediación Determinante

Se evaluó que la intervención de la inmobiliaria fue crucial para que la venta se concretara. A pesar de que el propietario conocía al comprador, la acción de la inmobiliaria facilitó y aceleró el proceso de venta. Por lo tanto, la agencia tenía derecho a cobrar sus honorarios.

Reflexiones y Consejos

Este caso subraya la importancia de entender claramente los términos y condiciones de los contratos de mediación inmobiliaria. Incluso si un contrato ha finalizado formalmente, permitir que la inmobiliaria continúe con actividades de intermediación puede reactivar sus derechos a comisiones, especialmente si su intervención resulta decisiva para la venta.

Para los propietarios, es esencial tener en cuenta los siguientes puntos

Claridad en los Términos Contractuales

Asegurarse de que los términos del contrato de mediación sean claros y comprendidos por ambas partes. Esto incluye las condiciones bajo las cuales la inmobiliaria puede reclamar honorarios después de la finalización del contrato.

Comunicación Transparente

Mantener una comunicación abierta y transparente con la inmobiliaria. Si se decide finalizar un contrato, es crucial documentar todas las decisiones y acuerdos posteriores por escrito.

Evaluación de la Intermediación

Reconocer el valor que puede aportar una inmobiliaria. Incluso si un propietario conoce a un posible comprador, la profesionalidad y experiencia de la agencia pueden ser determinantes para cerrar la venta de manera exitosa y eficiente.

Conclusión

El rol de las inmobiliarias en el proceso de compraventa de propiedades es indiscutible. Aunque un contrato de mediación haya finalizado, las acciones posteriores del propietario pueden reactivar las obligaciones contractuales si la intervención de la inmobiliaria es decisiva para la venta. Los propietarios deben ser conscientes de este aspecto para evitar sorpresas al final del proceso de venta y garantizar una relación justa y beneficiosa con las agencias inmobiliarias.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *